jueves, 19 de mayo de 2011

Otro sueño

Anoche tuve otro sueño. Otro sueño de amor a medias, de labios extraños, de caricias sin brazos. Las risas brotaban espontáneas y los ojos dejaban pasar la luz permitiendo que un brillo sobrenatural pasara por detrás de cada iris, viendo más allá, comunicando lo que no se dice cuando se está despierto. Fue un sueño al fin, sin más consecuencia que otro despertar, con más ansias que delirio. 

Los besos se palpan igual, como si respirar no fuera necesario mientras se ama. Pero no es amor, no cuando despiertas abrazando la almohada. Queda sólo la obsesión de otra noche, de otra boca en mis labios, de otro susurro en mi oído, y de otra emoción sin desenlace. Queda sólo otra espera, otra conjugación de resultados fortuitos. Y nada más queda que tratar despierto, deducir causas, combatir ausencias, y esconderme de los fantasmas del desaliento, y las luces mañaneras, que vuelven lúcida nuestra circunstancia.  
   

0 comentarios: